Gastronómicamente la oferta oriental nunca había sido tan amplia: aunque viajar no sea posible, las delicias niponas florecen en Madrid y Barcelona.